viernes, 28 de agosto de 2009

El flamenco hace migas con lo clásico



Cultura. Música 27/08/2009

El flamenco hace migas con lo clásico

Antonio Maldonado


Guitarrista, profesor de la Facultad de Comunicación y estudioso del flamenco son algunos de los atributos de Paco Escobar, que presentará mañana a las 22.30 horas en el patio del Rectorado su trabajo 'A contratiempo' dentro del ciclo '21 Grados'.Paco Escobar ha buscado en su primer disco “el maridaje entre espacios culturales”. Así, Sevilla y Buenos Aires se unen “en el sabor flamenco, junto al evocador recuerdo del espíritu de Astor Piazzolla”, uno de los referentes musicales de este compositor, en la rumba 'Momentos'.


Además, este trabajo, plenamente guitarrístico, “pretende la hibridación entre tradición y vanguardia, cosas que en ocasiones, caso de Paisaje cromático y Palabras, acaban como obras lejanas al flamenco genérico”, explica el profesor. En este sentido, las composiciones flamencas de este autor sevillano se cocinan con instrumentos impensables para muchos artistas de este arte, como el bandoneón, la viola de gamba y la marimba.


La proposición que este guitarrista ofrecerá mañana irá en consonancia con “una música de doble lectura. Lo que quiero es que le guste a los aficionados al flamenco y que personas que no estén acostumbradas o no hayan tenido mucho contacto con ese tipo de música puedan entender mi propuesta, cargada con el espíritu de los ritmos que escuché desde pequeño”, explica.


Para conseguir estos propósitos, mañana por la noche en el patio del Rectorado estará acompañado por artistas como la pianista Laura de los Ángeles, Luis Caruana al bandoneón, Fahmi Alqhai con la viola de gamba, Antonio Moreno con la percusión y la marimba, el guitarrista Antonio Carmona e Inma la Carbonera y Victoria Escobar con el cante y las palmas.
Este trabajo está labrado tras muchos años escuchando “bastante música”. Los padres y abuelos de Paco Escobar siempre tuvieron relación con el flamenco. “Desde pequeñito seguía el ritmo con las manos cuando escuchaba a mi madre por soleares y seguiriyas”, desvela. Aunque, la guitarra lo llamó cuando tan sólo tenía 7 años, un día en el que escuchó a Niño Ricardo tocando un fandango. desde ese momento lo tuvo claro : “Yo quiero hacer eso”.


Desde entonces, sus esfuerzos se han centrado en adquirir todos los conocimientos necesarios para ser un profesional del flamenco. “Siempre me lo tomé en serio”, explica. Con 13 años, fue finalista del Premio Nacional de Guitarra, algo que le hizo muy conocido entre las figuras del flamenco. De hecho, tuvo la suerte de acompañar con su guitarra a Manolo Mairena, Paco Taranto y El Chozas, entre otros.


Estas actuaciones fueron cruciales en su vida, ya que “me di cuenta de que tenía que ampliar mis horizontes musicales y que debía dogmatizarme mucho más”, valora. Así fue formando su música recibiendo seminarios de especialización de la mano del maestro Manolo Sanlúcar, Leo Brower, Eliot Fisk, Rafael Riqueni, José María Gallardo, Manuel Abella, Sabas de Hoces, Ana Vega Toscano y Paco Peña.


Con mucho esfuerzo “y muchas lágrimas”, prosiguió su particular escalada musical. Eso sí, “todo eso lo compatibilizaba con los estudios”, porque la otra pasión de su vida es la Literatura. Ambas disciplinas le acompañaban por el mundo. “En una maleta llevaba mis trapos y en la otra todos mis libros”, comenta.


http://www.elcorreodeandalucia.es/noticia.asp?idnoticia=4424170098093097095096424170

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada