miércoles, 9 de febrero de 2011

Paco Escobar, A Contratiempo. Reseña de José Miguel Hernández Jaramillo en Sevilla Flamenca

A CONTRATIEMPO. PACO ESCOBAR
En estas líneas trato de expresar algunas de las reflexiones que, como guitarrista, me produjo el concierto de Paco Escobar el pasado día 20 de Septiembre en el marco de la Bienal de Flamenco de Sevilla. Tras una época donde la creatividad en la guitarra flamenca está algo más descuidada en comparación con las últimas décadas, Paco Escobar nos hizo disfrutar a los amantes de la música flamenca de un concierto con una base palpable en la tradición guitarrística flamenca sobre la que emerge una propuesta expresiva según la creatividad y sensibilidad del autor, muy valiente en su planteamiento, sin concesiones ni estando condicionada por otros elementos que no sean los de la transmisión de su concepción de la guitarra flamenca.

En la obra se despliegan una serie de propuestas compositivas de muy alto nivel, únicamente perceptibles en toda su dimensión por músicos, siendo en algunas ocasiones difíciles de entender por el aficionado al flamenco, pero no hay que olvidar que estamos en una Bienal de Flamenco, el escaparate al mundo de nuevas propuestas del flamenco como arte vivo en continuo cambio. Quizás en una peña flamenca o reunión de cabales, el discurso que Paco Escobar propondría, sería bien diferente, pero en un festival de este tipo hay que hacer lo que exactamente hizo, expresar su música tal cual.

Además de mostrar una técnica prácticamente impecable durante todo el concierto, Paco Escobar actuó como un perfecto director de orquesta de todo su grupo, salvando con solvencia las dificultades tímbricas e instrumentales que conllevaba tan compleja propuesta. Únicamente algunos fallos de los ingenieros de sonido, que no estuvieron al nivel exigido, enturbiaron algo el resultado de una equilibrada propuesta instrumental.

Me gustaría destacar las pinceladas ofrecidas sobre los nuevos caminos por los que Paco Escobar está discurriendo, representadas en los temas Canción para Marina y sobre todo Seguirilla de los Metales dónde una magistral lectura percusiva de Antonio Moreno complementa a la perfección la contemporaneidad de una obra que quizás con el tiempo aparezca en el “Hall of Fame” de la guitarra flamenca.

José Miguel Hernández Jaramillo


30 septiembre, 2010
Sevilla Flamenca

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada